15.12.10

No me gusta comer en una mesa llena de migas de pan. Al igual que tampoco puedo dormir en una cama deshecha. Si por algún casual no la hice durante el día y ya es la hora de dormir, la haré bien hecha aunque sea para inmediatamente re-deshacerla. Detesto la sensación de sábanas arrugadas saliéndose de la parte baja de la cama y dejando mis pies al descubierto a media noche. En cambio, adoro la sensación de mis pies fríos en una sábana fría de un día entero sin tener contacto humano y perfectamente lisa y bien hecha, y que poco a poco ambos vayan tomando calor.


Image and video hosting by TinyPic

Viernes 10 de Noviembre, Concierto Lori Meyers

Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

maría dijo...

Yo soy tan tremendamente vaga que suelo dormir con la cama sin hacer, a no ser que la haga mi madre. Aunque tienes razón, cuando las sábanas están hechas un nudo en los pies no se duerme igual!

Muy guapa :)

cuquete dijo...

¡Qué guapa! A mí tb me pasa lo mismo con la cama, de hecho no duermo nada bien si las sábanas están arrugadas.

¡FELIZ NAVIDAD!